Malnutrición en adultos mayores en entorno ambulatorios y clínicos controlados

A medida que las personas envejecen podrían llegar a enfrentar desafíos nutricionales únicos, como la pérdida de apetito, problemas de masticación o deglución, enfermedades crónicas y la toma de múltiples medicamentos; factores que influyen directamente en su salud física. De hecho, la Encuesta de Salud, Bienestar y Envejecimiento (SABE) reportó una prevalencia de malnutrición del 65,7 %, incluyendo un déficit de peso del 2,8 % en este grupo etario, afectando su calidad de vida y su vejez saludable.1

En ese sentido, es fundamental enfatizar la importancia de llevar a cabo un adecuado manejo nutricional, que dentro de sus múltiples beneficios incluyen la mejora significativa de la independencia funcional en adultos mayores. Esto se logra al fortalecer la masa muscular, mejorar la movilidad y potenciar la capacidad cognitiva, permitiéndoles llevar a cabo sus actividades diarias de manera autónoma. De igual forma, previene la pérdida involuntaria de masa muscular esquelética, que suele producirse con el envejecimiento, traduciéndose en una vida saludable y activa en la tercera edad. Además, contribuye de manera significativa a gestionar enfermedades crónicas comunes en el proceso de envejecimiento, como la diabetes, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares.

En Colombia, los adultos mayores representan aproximadamente el 14,4 % de la población total del país. Sin embargo, la prevalencia de la desnutrición en este grupo varía significativamente según el entorno. Estudios han revelado que al menos uno de cada tres adultos mayores en el país sufre de malnutrición, aumentando esta cifra al 15% en pacientes ambulatorios2 y alcanzando incluso una prevalencia que oscila entre el 25% y el 60% en los ancianos hospitalizados3 4. En términos generales, se ha podido concluir que la desnutrición en personas mayores se atribuye a cinco factores principales: cambios fisiológicos asociados al envejecimiento, alteraciones en el equilibrio hormonal y en los mediadores plasmáticos, la presencia de enfermedades crónicas, problemas psicológicos y factores ambientales específicos.5

En este sentido, dado el aumento en las cifras de incidencia en entornos clínicos, esto podría traducirse en un aumento de las tasas de mortalidad, una prolongación de las hospitalizaciones, mayores tasas de readmisiones clínicas y un aumento de los costos de atención médica, sin pasar por alto el impacto significativo que esto tiene en la calidad de vida de los pacientes y sus cuidadores.

La desnutrición proteico-calórica en los adultos mayores es la causa más frecuente de muerte por desnutrición, seguida de las anemias nutricionales6. Los factores asociados a la malnutrición en adultos mayores incluyen niveles socioeconómicos bajos, problemas de salud crónicos, falta de apoyo social y limitaciones físicas.7

El envejecimiento de la población es un fenómeno global que está transformando la estructura demográfica de muchos países, por lo que a medida que la esperanza de vida aumenta, el desarrollo en la atención a la salud y la calidad de vida de los adultos mayores se convierten en temas de creciente importancia.


Importancia de manejo nutricional en adultos mayores

El manejo nutricional en adultos mayores desempeña un papel fundamental en la preservación de la salud general, el bienestar y su calidad de vida, mantener una alimentación adecuada en esta etapa de la vida no solo contribuye a prevenir enfermedades crónicas, como la diabetes o la hipertensión8, sino que también tiene un impacto significativo en la funcionalidad física y mental.

Ahora bien, estudios han confirmado que el descuido de la nutrición en espacios clínicos controlados no solo empeora los resultados, sino que también aumenta la probabilidad de complicaciones especialmente en procedimientos preoperatorios, donde operar un paciente desnutrido hace que las complicaciones incrementen un 30 % con respecto a pacientes con un óptimo estado nutricional.9

La nutrición es fundamental en cada etapa de la vida, y en el caso de los adultos mayores, es importante ajustarla a sus necesidades y seguir un patrón que ayude a mejorar la calidad de vida de las personas durante esta etapa, por lo que es importante que el cuidado nutricional sea de alta calidad y pueda garantizar cubrir las necesidades nutricionales de cada individuo, desde las intervenciones en modificaciones dietarías hasta la necesidad de terapia médico nutricional con productos nutricionales específicos10.

De esta manera, se destaca el papel indispensable de una nutrición adecuada, la cual no solo es esencial para enfrentar de manera óptima los procedimientos médicos y las enfermedades, sino que también juega un papel fundamental en la base misma de la vida. La vitalidad y la independencia se ven impulsadas por una dieta saludable y bien equilibrada, lo que tiene un impacto directo en el bienestar físico y mental, la prevención de la fragilidad, sumado a independencia y reducción de la necesidad de cuidados a largo plazo.

  1. Giraldo-Giraldo NA, Estrada-Restrepo A, Deossa-Restrepo GC. Malnutrición asociada con factores sociodemográficos en adultos mayores de Medellín (Colombia). Rev Cienc Salud. 2023;21(2):1-21. https://doi.org/10.12804/revistas.urosario.edu.co/revsalud/a.10916
  2. Vaca Bermejo, Raúl, Ancizu García, Iciar, Moya Galera, David, Heras Rodríguez, Mónica de las, & Pascual Torramadé, Josep. (2015). Prevalencia de desnutrición en personas mayores institucionalizadas en España: un análisis multicéntrico nacional. Nutrición Hospitalaria, 31(3), 1205-1216. https://dx.doi.org/10.3305/nh.2015.31.3.8082
  3. Gutiérrez Reyes, J. G., Serralde Zúñiga, A., & Guevara Cruz, M.. (2007). Prevalencia de desnutrición del adulto mayor al ingreso hospitalario. Nutrición Hospitalaria, 22(6), 702-709. Recuperado en 09 de octubre de 2023, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112007000800009&lng=es&tlng=es.
  4. Vaca Bermejo, Raúl, Ancizu García, Iciar, Moya Galera, David, Heras Rodríguez, Mónica de las, & Pascual Torramadé, Josep. (2015). Prevalencia de desnutrición en personas mayores institucionalizadas en España: un análisis multicéntrico nacional. Nutrición Hospitalaria, 31(3), 1205-1216. https://dx.doi.org/10.3305/nh.2015.31.3.8082
  5. Ibídem
  6. Rodríguez MG, Sichacá EG. Mortalidad por desnutrición en el adulto mayor, Colombia, 2014-2016. biomedica [Internet]. 1 de diciembre de 2019;39(4):663-72. Disponible en: https://revistabiomedica.org/index.php/biomedica/article/view/4733
  7. Giraldo Giraldo, Nubia Amparo, Paredes Arturo, Yenny Vicky, Idarraga Idarraga, Yelithza, & Aguirre Acevedo, Daniel Camilo. (2017). Factores asociados a la desnutrición o al riesgo de desnutrición en adultos mayores de San Juan de Pasto, Colombia: un estudio transversal. Revista Española de Nutrición Humana y Dietética, 21(1), 39-48. https://dx.doi.org/10.14306/renhyd.21.1.288
  8. National Library of Medicine. (s. f.). Nutrición para personas mayores. https://medlineplus.gov/spanish/nutritionforolderadults.html
  9. Peniche-Herrera, Jesús Raúl, Cortés-Telles, Arturo, & Lozano-Salazar, Rubén Rodrigo. (2018). Riesgo de desnutrición prequirúrgicocomo factor causal de estancia hospitalaria prolongada en cirugía gastrointestinal. Revista biomédica, 29(3), 45-50. https://doi.org/10.32776/revbiomed.v29i3.615
  10. Alvarado-García, A., Lamprea-Reyes, L., & Murcia-Tabares, K.. (2017). La nutrición en el adulto mayor: una oportunidad para el cuidado de enfermería. Enfermería universitaria, 14(3), 199-206. https://doi.org/10.1016/j.reu.2017.05.003